Tu compañero en salud bucodental

El cuento del hada madrina de los dientes

Foto © Jose Luis Pelaez/Iconica/Getty Images
¿Sueñas a veces que tus dientes empiezan a ponerse malos y a caerse? Este es un sueño que siempre impresiona al despertarse y comprobar, con gran alivio, que todos los dientes siguen bien anclados en la mandíbula. Al margen del motivo real de este sueño, está claro que perder los dientes es una angustia palpable.
 
Cuando los niños llegan en torno a los seis años, empiezan a perder los dientes. Los 20 dientes de leche se caen para dejar sitio a los 28 dientes permanentes. Pero lo que, de otra manera, podría ser en una experiencia traumática, para los niños se convierte en algo mágico y divertido, gracias a la posible llegada del hada madrina de los dientes.
 
La tradición de la vista del hada madrina de los dientes a mitad de la noche para sustituir el diente del niño ―escondido bajo la almohada― por dinero, data de principios del siglo XX.  Esta costumbre parecer tener su origen en Estados Unidos y de ahí haberse difundido por países anglosajones. No obstante, se basa en otras tradiciones ancestrales europeas.
 
Una de las tradiciones europeas más antiguas, que data de la Edad Media, consistía en arrojar el diente a la hoguera o enterrarlo en el jardín. La motivación de este acto no parece estar muy clara, pero puede que esté relacionada con la intención de evitar que dicha parte del cuerpo se utilizara para la brujería.
 
Con la llegada de la emigración europea a América, se empezaron a enraizar las costumbres que los inmigrantes trajeron consigo, y con el tiempo se convirtieron en leyendas contemporáneas. Hoy por hoy, en vez del hada madrina de los dientes, en muchos países como Francia, Italia o España es el ratoncito Pérez el que sustituye el diente por un regalito. No es de sorprender el hecho de que un animal, cuyos dientes no cesan de salir durante toda su vida, sea considerado como señal de buena suerte en los cuentos sobre los dientes.
 
No hay una regla válida que establezca la cantidad de dinero que el hada de los dientes deba dejar, pero es más común dejar una moneda que un billete. Obviamente, cuanto mejor estén los dientes, más valor tendrán para el hada madrina, por lo tanto es importante que los niños cuiden bien de sus dientes cepillándoselos regularmente. Mientras que un niño puede preguntarse lo que hace el hada madrina con todos esos dientes, rara vez se les ocurre preguntar cómo se las apaña el hada madrina de los dientes para traer todo ese dinero. ¿Tal vez les dé los dientes a los recién nacidos? ¿O los tire al aire y se conviertan en estrellas? ¿Tal vez el hogar del hada madrina esté hecho de los millones de dientes de leche que se les han caído a todos los niños del mundo? Al final, muchos niños empiezan a creer que el hada madrina, el hada más célebre de todas ellas, no es en realidad otra persona que sus propios padres.
Colgate Logo