Tu compañero en salud bucodental

Aparatos divertidos y alternativas a los aparatos

Foto © Jon Feingersh/Blend Images/Getty Images
Todo el mundo quiere tener unos dientes envidiables, pero a veces necesitamos algo de ayuda para conseguir los dientes derechos y bonitos que nos dan confianza y una sonrisa encantadora. Aún así, nadie debería sentirse acomplejado por llevar aparato. Tom Cruise, por ejemplo, llevó aparato fijo de adulto sin avergonzarse ¡y posee una de las sonrisas más reconocibles de todo el planeta!
 
Los aparatos actúan ejerciendo presión en los dientes y moviéndolos gradualmente —hasta un milímetro al mes— durante el tratamiento. Los inventó Pierre Fauchard, médico francés y “Padre de la Odontología moderna” a mitad del siglo XVIII. Fauchard corrigió, mediante tratamiento, deformaciones dentales en París, en la Francia prerrevolucionaria, y su labor fue posteriormente desarrollada por el “Padre de la Ortodoncia” J. N. Farrar. Farrar era tremendamente hábil a la hora de diseñar aparatos de ortodoncia y fue el primero en sugerir el uso de la aplicación de una fuerza moderada a intervalos programados para mover los dientes.
 
El dentista estadounidense Edward Angle diseñó varios aparatos de ortodoncia fijos en el siglo XIX, incluido el aparato con arco y paladar, y el aparato que se aplica a los lados, el cual ha evolucionado en los sofisticados sistemas preajustados y autoligantes que hoy en día utilizan la mayoría de los ortodoncistas.
Hay varios tipos de aparatos que en la actualidad se utilizan para enderezar los dientes, el más común es el aparato fijo, que debe llevarse permanentemente durante el tratamiento.
 
Un aparato fijo requiere la aplicación de material adhesivo para pegar unos pequeños brackets a la superficie de cada diente y ponerlos a la luz unos segundos hasta que el material adhesivo se endurezca. Después los brackets se unen con un alambre en arco y se fija con una ligadura elástica o metálica. Un aparato fijo se suele llevar de seis meses a un año, transcurrido este tiempo, se extrae el alambre, los brackets y el material adhesivo. Luego puede colocarse un retenedor (aparato de quita y pon) unos cuantos meses para que los dientes se mantengan en su sitio.

Mientras que los aparatos fijos suelen hacerse en metal de color plateado, también se pueden poner placas de cerámica transparentes, de color dorado, zafiro o incluso en bloques de múltiples colores. Pueden cambiarse cada vez que vayas al dentista para amoldarse a tus colores favoritos. Dentistas especializados pueden incluso poner aparatos que resplandecen de noche, que, según parece, son cada vez más demandados por los niños.
 
Retenedores: aparatos de quita y pon hechos de alambre y que se suelen llevar una vez finalizado el tratamiento para que los dientes se mantengan en su sitio y no vuelvan a su posición original. En algunos casos, tienen que llevarse unos apliques que sobresalen por la cabeza para corregir la posición de los dientes, aunque solo suele ser necesario colocárselos por la noche.
 
Para las personas que prefieran llevar un aparato que no se vea, se pueden colocar apliques especiales en la cara interna de los dientes, de manera que no se vean desde fuera. A estos se les denomina aparatos linguales y se llevan como los aparatos fijos. Otra alternativa consiste en hacer aparatos invisibles. Una serie de alineadores transparentes, moldeados de resina de plástico, están diseñados para mover los dientes gradual y secuencialmente hasta la posición deseada. Los alineadores son completamente transparentes y es más difícil llegar a ellos, lo que los convierte en los aparatos de elección para aquellos adultos que quieran enderezar sus dientes sin tener que ponerse brackets metálicos. Se dice de ellos que son más cómodos que los clásicos aparatos fijos y que se pueden extraer para comer y para limpiarlos. No obstante, los estudios sugieren que los alineadores no son tan eficaces como los aparatos fijos a la hora de enderezar los dientes, ya que se pueden quitar y poner.
 
Determinados moldes transparentes se crean durante el proceso de enderezamiento de los dientes y deben cambiarse cada dos semanas a medida que los dientes van cambiando de posición. A causa de lo prohibitivo de su coste, este método de enderezamiento no es una opción al alcance de todos los bolsillos.
 
Con un abanico tan grande de opciones disponibles, conseguir que tus dientes estén perfectamente rectos es mucho más accesible de lo  que solía ser.
Colgate Logo