Tu compañero en salud bucodental

Cáncer bucal: signos y sintomas

¿Qué es el cáncer bucal?
Foto © George Doyle/Getty Images
El cáncer bucal se produce en los labios (generalmente, en el inferior), dentro de la boca, en la lengua, en la parte posterior de la garganta, en las amígdalas o en las glándulas salivales. Afecta con mayor frecuencia a los hombres que a las mujeres, y principalmente lo padecen personas mayores de 40 años. El tabaquismo en combinación con la ingesta fuerte de alcohol constituye factores claves de riesgo.
 
La detección tardía del cáncer bucal, puede implicar cirugía, redioterapia y quimioterapia. También, puede resultar fatal con un porcentaje de sobrevida de cinco años para aproximadamente el 50% de los casos . *Ese pronóstico negativo se debe en parte a la falta de identificación de los primeros síntomas de la enfermedad, por lo tanto, la detección temprana del cáncer bucal es fundamental para el éxito del tratamiento
¿Cuáles son los síntomas del cáncer bucal?
Usted, no siempre, podrá identificar los primeros signos de alerta, de allí la importancia de las revisiones odontológicas y médicas regulares. Su dentista cuenta con la capacitación necesaria para identificar las señales de alerta del cáncer bucal. No obstante, además de los controles regulares, usted debe visitar a su dentista si observa alguna de las siguientes anomalías:
  • Una llaga en los labios, en las encías o dentro de su boca que sangra con facilidad y no cicatriza
  • Un bulto o engrosamiento en la mejilla que usted puede percibir con la lengua
  • Pérdida de sensaciones o adormecimiento en alguna parte de la boca
  • Manchas blancas o rojas en las encías, la lengua o dentro de la boca
  • Dificultad para masticar o deglutir los alimentos
  • Dolor, sin explicación alguna, en la boca o sensación de atoramiento en la garganta
  • Una hinchazón tal en la mandíbula causando que la prótesis ajuste apropiadamente
  • Cambio en la voz
¿Cómo prevenir el cáncer bucal?
Si usted no fuma ni masca tabaco, no comience a hacerlo jamás. El 80 o 90% de los casos de cáncer bucal se deben al tabaquismo.
 
Tabaquismo: la relación entre tabaquismo y cáncer de pulmón y enfermedades cardíacas ha sido extensamente probada. Fumar es perjudicial para su salud en general y dificulta la lucha de su sistema inmune contra las infecciones o la recuperación de heridas y cirugías. Entre los adultos jóvenes, fumar puede producir atrofias en el crecimiento y dificultades de desarrollo. Un gran número de fumadores manifiestan que no huelen o saborean los alimentos como antes. El tabaquismo también implica riesgos de mal aliento y de dientes manchados.
 
Su salud bucal también se pone en riesgo cada vez que enciende un cigarrillo. Fumar cigarrillos, pipa o cigarros aumenta considerablemente las posibilidades de desarrollar cáncer de laringe, garganta y esófago. Como la mayoría de las personas no conoce o ignora los primeros síntomas, el cáncer bucal se disemina antes de su detección.
 
Lo mejor es no fumar cigarrillos, cigarros o pipas, o masticar tabaco o tomar rapé. Las personas que dejan de consumir tabaco, aún después de muchos años de uso, reducen significativamente el riesgo de contraer cáncer bucal. El consumo crónico o intenso de alcohol también aumenta el riesgo de cáncer, y el alcohol combinado con el tabaco constituye un factor de riesgo especialmente alto.
 
¿Cómo se trata el cáncer bucal?
Después del diagnóstico, un equipo de especialistas (incluye un cirujano bucal y un dentista) desarrollan un plan de tratamiento que se adapta a las necesidades de cada paciente.

Habitualmente se necesita realizar una cirugía y, luego, se aplica radioterapia y quimioterapia. Es importante la visita al dentista porque él conoce los cambios que estas terapias ocasionarán en su boca.
¿Cuáles son los efectos colaterales de la terapia con rayos X?
Cuando se usa radioterapia en la cabeza y el cuello, un gran número de personas sufren irritaciones en la boca, sequedad, dificultades en la deglución y cambios en el gusto. Los rayos X también incrementan las probabilidades de caries, por eso es especialmente importante el cuidado de dientes, encías, boca y garganta durante el tratamiento.
Consulte con el especialista en cáncer sobre los problemas bucales que pueden suscitarse durante o después del tratamiento de radioterapia. Consulte a su dentista antes de comenzar una radioterapia contra el cáncer en cabeza y cuello, pregúntele qué puede hacer antes, durante y después del tratamiento para evitar efectos colaterales bucales.
¿Cómo mantengo la salud bucal durante la terapia?
Cepille los dientes con un cepillo suave después de las comidas y limpielos con hilo dental. Evite las especias y los alimentos duros como vegetales crudos, aperitivos fritos y frutos secos. Evite el consumo de tabaco y alcohol. Ingiera o mastique chicles o golosinas sin azúcar para mantener la boca húmeda.
Antes de comenzar la terapia de rayos X, informe a su dentista y acuda a una consulta para que le realice un examen completo. Solicite a su dentista que se comunique con el oncólogo responsable de la radioterapia antes de comenzar el tratamiento.
Colgate Logo